ERASE UNA VEZ

ERASE UNA VEZ
AL-QUASR AL-KABIR

UNA AUSENTE REALIDAD

Una ausente realidad.
Ha sido una experiencia muy gratificante, participar en esta exposición de pintura, sobre la temática de ARQUEOLOGÍA, propuesta por el Museo de la Ciudad de Murcia, por lo que. En primer lugar, Agradezco a los que han hecho posible que se llevara a cabo, y de forma especial, a los arqueólogos, que con su trabajo científico, nos permiten conocer a través de su riguroso análisis, la realidad ausente de nuestra Historia.

Mi pintura:
Enterramiento Árabe en el conjunto religioso-funerario del (QASR AL-KABÎR).
Solo el nombre evoca, mil y una imagen, pero he preferido ser honesto con el trabajo arqueológico y su rigurosa investigación, que nos ofrece la realidad palpable del hallado lugar.

El proceso:
Dispuesto a retratar aquellos restos, la primera observación, solo me ofrecía una imagen yerma, oscura, retazos petrificados de una ausente realidad, en el subsuelo de Murcia.
Fue cuando estudiando los artículos publicados por los arqueólogos del lugar José Antonio Sánchez Pravía y Luís A. García Blázquez, de manera inevitable, y como si una fuerza interior me llevara a situarme en vida en el lugar, comenzó a tomar forma, cobrar luz, fue entonces cuando las carencias de información visual, desvanecida por el tiempo se materializaron en realidad, fue la palmera el motivo que señalo el lugar a la luz mediterránea de Murcia, de forma que pude situarlo el en tiempo, las 18.00 h de marzo, húmedo y luminoso casi cegador, de Murcia en 1155 (en la actualidad las nietas de las palmeras, todavía están altivas en el lugar), luego el rigor de los enterramientos musulmanes y la precisa orientación del muro de la quibla, 140º al sureste, (la misma de la Mezquita de Córdoba) proyectaron la sombra de la palmera sobre el muro, como presagio de la posterior reutilización de un enterramiento infantil que supuso el cerramiento del paso al oratorio, (todavía me asaltan las intenciones de representar una ventana en ese muro, para que el alma del difunto disfrute de la visión del camino al Edén). Este es otro de los cuadros que me retiene la duda de no haberlo terminado.
Luego las tumbas con sus macabrillas, el pendiente de oro con piedra vitrificada azul, en la tumba mas cercana al muro de ladrillo del oratorio, este detalle y la cercana fecha de los dos enterramientos por el año 1155, fácilmente me llevaron a razonar que este segundo enterramiento seria la Hermosa Mujer de un Real Guerrero, del que posiblemente, El Rey Lobo fuera descendiente.
Desde luego esto último encontrará su verificación en tiempos no muy lejanos, o quizá cuando nosotros también formemos parte de la arqueología.
Mientras que el cuadro del enterramiento se consolidaba con la información analizada por los arqueólogos, dibujaba otro menor, la mismísima ciudadela del Alcázar Mayor con su torre Caramajul, en esta ocasión subido al alminar de la Mezquita Aljama, al tiempo que se levantaba La Iglesia de San Juan De Dios, en los jardines de la mezquita privada del palacio Árabe, con una hermosa vista al amanecer del valle Murciano, que llegaba alcanzar el puerto del Garruchal.
Me llamo José Hurtado Mena, nací en el barrio de San Antolín, antiguo arrabal de la Arrixaca de Murcia, Eso si, un 8 de diciembre de 1955.
Y mi cuadro me gustaría llamarlo "Los Amantes del QASR AL-KABÎR".

texto del catálogo

EL ACAZAR (AL-QASR AL-KABIR) DE MURCIA

EL ACAZAR (AL-QASR AL-KABIR) DE MURCIA
José Hurtado Mena. Oleo sobre lienzo

Una ausente realidad

Una ausente realidad
Oleo, expuesto en Murcia encontrada

jueves, 23 de mayo de 2013






Otro año, desde la última intervención en este blog, espero que cada año lo pueda seguir aumentando con alguna obra, porque pintar la historia de Murcia a través de las exposiciones colectivas del Museo de la Ciudad, me permite soñar con tiempos pasados y reflejarlos en el nexo, que es el lienzo, enlazados con demonios del presente.

 
 


Exposición
Siete pintores 'cabe' el arco de la Aurora. De portillo de almarjal a corazón de Murcia
Murcia Tres Culturas

(MUSEO DE LA CIUDAD) Los artistas A. Balibrea, J. Burgueño, F. Cánovas Almagro, J. Hurtado Mena, M. Pardo, A. Sánchez y J. Silvente evocarán el pasado y el presente de una calle con memoria

Un rincón con solera

En esta edición del Festival Tres Culturas, el Museo de la Ciudad ha elegido el Arco de la Aurora, uno de los rincones de mayor solera en nuestra ciudad, como espléndida propuesta para la ya tradicional exposición que acogerá el citado museo. Para esta empresa, tan del agrado de los murcianos y de cuantos nos visitan con ocasión del afamado festival, seguimos contando con la mirada de pintores actuales para introducirnos en la historia de la ciudad; los mismos siete pintores que nos acompañan desde 2010 realizando por encargo, de forma altruista, obras que van creando una colección de un gran valor, sobre todo si se la considera en su conjunto. No es casualidad encomendarle a ellos las imágenes que nos sirven de apoyo para interpretar la coincidencia de las Tres Culturas en Murcia, pues los artistas murcianos de hoy representan en su oficio, arte y sabiduría la herencia de nuestros antepasados.
En cada una de las tres anteriores ediciones se eligieron siete imágenes de nuestro patrimonio arqueológico y arquitectónico, pero en la última, entre edificios monumentales, se coló de rondón una calle histórica de la ciudad, el adarve de San Nicolás, muy característico en el trazado urbano de la Murcia medieval. Siguiendo
ese hilo, para esta exposición se ha elegido el entorno del Arco de la Aurora. Su trazado es medieval; su arco, del siglo XIX, recrea al final de la calle un elemento arquitectónico bajomedieval y está situado en el mismo punto que un portillo de paso del muro que cerraba el arrabal de la Arrixaca en el siglo XIII; la arquitectura
de sus edificios es del siglo XX, pero el arco conserva una imagen que habla de una devoción nacida en los albores del siglo XVII. La calle, como reza el título de la exposición, está hoy en pleno corazón de Murcia y es una de las más castizas de la ciudad.
Los siete pintores, Paco Almagro, Antonio Balibrea, José Burgueño, José Hurtado Mena, Manolo Pardo, Antonio Sánchez y Jesús Silvente. se han tenido que enfrentar al reto de dar siete visiones de la misma imagen que, además, nos cuenten el devenir de la calle: Historia condensada, celebración de las Tres Culturas, representación de la esencia de Murcia y, por encima de cualquier otra consideración, el pálpito de la historia de la ciudad que, bajo aquel arco, se funde y confunde con la rutina de la actualidad, manteniendo intacto su sabor de aquella ciudad que se
nos fue y que aún palpita en los monumentos que atesoramos.

Miguel Ángel Cámara.
Alcalde de Murcia